martes, 31 de enero de 2017

un marco vacío...



Hay un momento
en que uno se libera de su biografía
y abandona entonces esa sombra agobiante,
esa simulación que es el pasado.

Ya no hay que servir más
la angosta fórmula de uno mismo,
ni seguir ensayando sus conquistas,
ni plañir en las bifurcaciones.

Abandonar la propia biografía
y no reconocer los propios datos,
es aliviar la carga para el viaje.

Y es como colgar en la pared un marco vacío
para que ningún paisaje se agote al fijarse.





Roberto Juarroz, "13" de "Duodécima poesía Vertical"



6 comentarios:

  1. Tengo un marco colgado en la pared, no encuadra nada, solamente tiene una chapa grabada en la que dice: "Paisaje ausente" y esto es cierto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué bueno Ester! paisaje a imaginar cada vez que miras el marco!

      beso y gracias por compartirlo!

      Eliminar
  2. Es como quedarse sin huellas en tus dedos. A cierta edad ya no las tienes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ah, sí... eso ya me ha ocurrido.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué interesante. Me dejas pensando...
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Ojala siempre pudiera ser asi... Vivir el uno mismo y dejar atras el uno del pasado y ya de afuera...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar